Entérate de las nuevas tecnologías.

By noviembre 21, 2018¿Sabias qué?

La tecnología aplicada al manejo de la diabetes ha experimentado notables avances dentro de la última década. Hoy contamos con dispositivos como las microinfusoras o bombas de insulina que suministran insulina prácticamente de igual manera que lo haría un páncreas natural y sano.

 

La bomba de insulina no es un páncreas artificial (porque aún es necesario que esté al tanto de su nivel de glucosa en la sangre), pero las bombas pueden ayudar  a lograr un mejor control.

Se puede iniciar un tratamiento a cualquier edad. Sin embargo, no todos son candidatos para su uso, ya que el paciente debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Motivación.
  • Uso previo de terapia de múltiples dosis de insulina.
  • Realización de más de 4 mediciones de glicemia al día.
  • Entender conceptos básicos de insulinoterapia (tipos de insulina, tiempos de acción, etc.).
  • Comprender y llevar a la práctica el conteo de hidratos de carbono.
  • Contacto frecuente con su equipo de salud especializado, en especial con su médico tratante.
  • Compromiso familiar y personal.

La bomba va a suministrar insulina de forma continuada las 24 horas del día. La cantidad de insulina que se va a infundir está programada previamente por el equipo médico, el paciente y/o su familia basándose en los controles de glucemia.

La microinfusora de insulina está compuesta por la bomba, reservorio (depósito donde se coloca la insulina) y cánulas.

 

Monitoreo continuo de glucosa y variabilidad glucémica

Los distintos modelos disponibles en el mercado necesitan una inserción bajo la piel. Generalmente requieren un adhesivo colocado sobre el transmisor para evitar que este pueda desprenderse. El sensor puede colocarse en el abdomen, nalga o brazo según las recomendaciones del fabricante.

          Existen dos modalidades de medición continua a tiempo real:

    • Sistemas de que dan una lectura directa a un transmisor con trazados de perfil en tiempo real y de 24 horas y permiten la existencia de alarmas de límite de glucosa alta o baja (entre otras). Entre estos sistemas se encuentran el sensor Enlite de Medtronic® y el sensor Dexcom®, con su versión de lectura en monitor y en pantalla de bomba de insulina. Ambos sistemas requieren calibración mediante controles de glucemia capilar.
    • Medtronic Guardian Connect: La diferencia con el anterior es que envía los datos directamente a una aplicación en los dispositivos móviles. Útil para personas que no dispongan de bomba de insulina.
    • Sistemas de monitorización flash que dan una lectura continúa en tiempo real y el trazado de las últimas 8 horas de glucosa siempre y cuando la persona acerque el receptor al sensor. No cuentan con la posibilidad de alarmas. El sistema Freestyle Libre® viene calibrado de fábrica y por tanto no requiere calibración con glucemias capilares. El sensor puede leer niveles de glucosa a través de la ropa, haciendo que las pruebas sean más cómodas y discretas. El lector tiene hasta 90 días de datos, y proporciona una instantánea histórica de los niveles de glucosa en el tiempo.

 

La principal ventaja de este monitoreo es que el paciente, sin necesidad de piquetes, puede verificar su glucosa cuantas veces al día quiera.

Los beneficios que nos proporcionan estos avances son, ayudar a reconocer oportunamente hipoglucemias (disminución de la glucosa en sangre) e hiperglucemias ( aumento de la glucosa en sangre ) y tratarlas en forma oportuna y evitar la aparición de complicaciones crónicas de la diabetes.

 

Fuente:

http://fmdiabetes.org

http://www.freestylediabetes.es/

FDA aprueba sistema de monitoreo contínuo de glucosa de DexCom/28 Mar. 2018

www.diabetes.org

Leave a Reply